Mar del Plata DaySchool

Falucho 2768

HISTORIA

Gratum facere verum dicere

El 12 de marzo de 1957, los fundadores José Antonio Ciancaglini y Graciela Torre Nilsson de Ciancaglini, vieron iniciarse el primer ciclo lectivo de la escuela que habían creado.

 

El Mar del Plata Day School apenas proyectaba la fachada e interior de una casa de familia. Un pequeño grupo, treinta y cinco alumnos y tres profesores, fueron la simiente del colegio.


Ya en ese entonces las actividades eran múltiples. Esos niños se fueron formando en los idiomas Castellano e Inglés, practicaban deportes, almorzaban en la escuela, aprendían música y materias extraprogramáticas. Eran los hijos de esta obra pionera en la ciudad. El lema Gratum facere-verum dicere fue su guía.

 

En el año 1962 se hizo la primera ampliación en el edificio de Falucho frente a la Plaza Mitre, a la que siguieron otras en los años 1970 y 1976.

 

El Jardín de Infantes inicia, a partir de 1992, una nueva etapa en su trayectoria. Un edificio propio, construido especialmente se alza también frente a Plaza Mitre, en el que lo educativo y lo arquitectónico se conjugan para permitir el desarrollo de las más variadas experiencias orientadas hacia el logro de un ser independiente, activo y creador.

 

En 1990, se pone en marcha un ambicioso proyecto educativo para la creación del Colegio Secundario Mar del Plata de las Colinas, ubicado en un predio de 8 hectáreas con un gran parque arbolado y flamantes instalaciones para el desarrollo de las actividades académicas.  Ese año comienzan a funcionar dos divisiones de primero y segundo año del Bachillerato Bilingüe, con una gran demanda de alumnos, debido a lo atractivo de la propuesta pedagógica presentada.

 

A partir de 1998, se crea un nuevo espacio educativo en Villa Silvina Ocampo, una antigua mansión de la ciudad, que representa la época de mayor esplendor de la literatura argentina y constituye uno de los espacios patrimoniales más emblemáticos de la ciudad de Mar del Plata.

 

Así, cada nivel educativo se aloja en espacios diferenciados, equipados para satisfacer las necesidades de cada etapa evolutiva.  A lo largo de la escolaridad, se construye y consolida el perfil del alumno del Mar del Plata Day School, un alumno creativo, pensante, éticamente formado y decidido a enfrentar un mundo complejo y cambiante como el que le tocará vivir.


Aulas

Mar Del Plata Day School

EN TWITTER

EN FACEBOOK